Para todos resulta natural el hecho de que en el verano hace mucho calor en comparación con las otras estaciones del año, y suele ser una realidad sobre la que muy pocas veces llegamos a preguntarnos. Sin embargo, las elevadas temperaturas presentes durante el verano tienen una explicación astronómica. Este hecho se debe a los rayos solares que ingresan a la Tierra, y a la perpendicularidad de éstos en comparación con el planeta.

También podría interesarte:  ¿Por qué los colores de los aros olímpicos?

Entre más perpendiculares son los rayos del Sol que llegan (como ocurre durante el verano debido a la posición de la Tierra), abarcan una menor superficie del planeta y por lo tanto son más intensos en las áreas que sí tocan. Es decir, durante el verano el calor del Sol no se “distribuye” o “reparte”, sino que se concentra en una área más pequeña de la superficie terrestre.

También podría interesarte:  ¿Por qué los camaleones cambian de color?

El planeta Tierra tiene una inclinación de 23.5 grados en su giro mientras realiza la eclíptica alrededor del Sol, lo cual causa que la distancia y posición del mismo punto de la superficie terrestre con respecto al astro cambie y con ello la perpendicularidad con la que los rayos solares alcanzan el planeta varíe de un día a otro, junto a la intensidad del calor veraniego.

También podría interesarte:  ¿Por qué Lance Storm y su Perfect Storm?

¿Respondió tu pregunta?

comentarios